Terapia de aceptación y compromiso

La TERAPIA DE ACEPTACIÓN Y COMPROMISO: ACT está encuadrada en el marco de las terapias cognitivo-conductuales de 3ª generación.

Ésto supone un avance innovador en las terapias cognitivo-conductuales, aportando un valioso complemento a éstas.

Las técnicas que esta terapia utiliza, no van dirigidas a la eliminación del síntoma directamente, sino a su ACEPTACIÓN,  a dejar de controlar, centrándose en orientar a la persona hacia aquello que le importa en su vida: SUS VALORES.

Por ello, adentra al paciente a conocer y centrarse en lo que es valioso para él/ella, aunque a veces ello conlleve hacerlo con el síntoma “ a cuestas ”.

Pone hincapié en no tratar de deshacerse del sufrimiento primero,  para así después actuar, sino, actuar pese a la incomodidad,  centrándose en aquello que es importante.

Ésta forma de trabajar, nos pone ante una actitud de “ no lucha ” o ACEPTACIÓN y un nuevo enfoque en el cual, aceptamos que, en ocasiones, hay sufrimiento y no siempre placer, y por ello, tenemos que aprender a convivir con éste, sin que su eliminación sea un requisito previo para  hacer aquello que es importante para cada uno de nosotros.

Centrándonos pues, en nuestros VALORES, aprenderemos a COMPROMETERNOS con ellos como forma de trascender del sufrimiento hacia aquello que queremos.

La terapia ACT es por tanto, una terapia más experiencial que cognitiva y más vivencial en donde se hace un trabajo más exhaustivo con las emociones, no para controlarlas, sino para conocerlas, comprenderlas y aprender su FUNCIÓN.

ACT utiliza METÁFORAS para explicar lo que nos sucede, ejercicios de exposición más vivenciales, técnicas como el MINDFULNESS, que ayudan a aceptar dejando de luchar y a centrarse en el momento PRESENTE.

Enseña habilidades para conseguir lo que queremos sin centrarse en los eventos internos: pensamientos, sentimientos, sensaciones físicas, para dirigirse a lo que a la persona le importa.

El modelo ACT está por tanto dirigido a aumentar la FLEXIBILIDAD PSICOLÓGICA frente a su opuesto: LA RIGIDEZ PSICOLÓGICA.

Se trata por tanto, de vivir en el AQUÍ Y AHORA, enfocándonos por tanto, en seguir nuestros valores.

Lo opuesto sería, acabar primero con nuestras barreras: los pensamientos, sentimientos y sensaciones negativas antes de enfocarnos en hacer y dirigirse hacia nuestros objetivos. Ésto último sería la RIGIDEZ PSICOLÓGICA.

Cita Previa: 637 80 91 70 (10 a 21 h.)

Escriba y pulse enter para buscar