¿Tengo un trastorno obsesivo compulsivo?

¿Te asaltan pensamientos, impulsos o imágenes de forma espontánea que te resultan difíciles de evitar?

¿Intentas evitar que te asalten y aún así te cuesta mucho?

¿Lo consideras absurdo o inapropiado?

¿ocupan mucho tiempo en tu vida causándote un gran malestar?

¿Realizas alguna conducta para aliviar el malestar que te producen, consiguiendo aliviar algo la ansiedad pero sólo a corto plazo?

Si has respondido que sí a estas preguntas y ésto te viene ocurriendo desde hace un tiempo, puede ser que tengas un Trastorno Obsesivo-Compulsivo o TOC.

OBSESIONES HABITUALES

A que ocurra una desgracia:

La persona que sufre el TOC, se imagina que alguna desgracia puede ocurrirle a sí mismo o alguien cercano, viéndose así, asaltada por imágenes donde visualiza una y otra vez, situaciones de desgracia.

Normalmente, ante esta situación, se produce un aumento tan considerable de la ansiedad, que la persona tiende a hacer algo para que lo que imagina no ocurra, produciéndose un alivio momentáneo de la ansiedad. Éste ” hacer algo ” tiene que ver con las compulsiones: una conducta que neutraliza el efecto de la obsesión y que cuando se lleva a cabo la persona se siente más ” En control ” de la situación.

A hacer daño a sí mismo o a otros:

Aquí el sujeto puede imaginarse agrediendo a otros o a sí mismo, por ejemplo imágenes de perder el control y tirarse por la ventana o dañar a un ser querido porque pierda el control sobre sí mismo. Tiene que ver con personas que tienen un excesivo cuidado en no hacer daño, y que se responsabilizan en exceso de los problemas de los demás.

Suele ser habitual en estos casos, evitar los lugares o personas donde creen que es más probable que puedan llegar a hacer aquello que piensan.

-A las enfermedades o la suciedad:

Se teme contraer una enfermedad a causa de contaminarse con determinadas sustancias o productos y ésto les conduce a desarrollar hábitos de higiene visiblemente exagerados y en donde la persona sufre un gran malestar si no los puede llegar a realizar por algún motivo.

-A la muerte o el sentido de la vida:

Pensamientos recurrentes sobre porqué estamos en este mundo, cuál es el sentido de estar vivos, y qué nos depara el destino después de la muerte.

La persona se obsesiona en buscar una respuesta y al no tenerla, entra en un bucle de ansiedad y angustia del que le es difícil salir.

En este tipo de obsesiones, suele haber pensamientos de sentirse diferente a los otros, por creer que la gente en general, no se detiene a pensar sobre estas cuestiones.

¿Qué hace que se mantenga el problema?

Las compulsiones son la base para que el TOC  se mantenga y que incluso empeore.

El motivo es que, la compulsión o conducta que se realiza para aliviar la ansiedad, hace que se refuerce la idea de que ” Si no fuera porque hago ésto o lo otro se acabaría cumpliendo lo que pienso ” y además me siento más tranquilo/a a corto plazo.

Así, cuanto más evitamos enfrentarnos a eso que tememos que puede ocurrir, más nos lo creemos y a la larga más ansiedad nos provoca.

La terapia Cognitivo-Conductual, se ha demostrado eficaz a la hora de tratar este trastorno, con muy buenos resultados.

Básicamente, las personas propensas a desarrollar un TOC tienen:

* Una gran necesidad de control.

* Unos esquemas de pensamiento muy rígidos.

* Una elevada ansiedad en sus vidas.

* Una preocupación desmedida por ser cuidadosos, responsables, buenos en lo que hacen.

* Un perfeccionismo exagerado.

* Unas ideas muy rígidas sobre cómo deben ser las cosas, o lo que es lo mismo, dificultad para relativizar.

Por tanto, la terapia, no sólo irá dirigida a las técnicas para controlar las compulsiones/ obsesiones, sino también habrá que hacer un trabajo exhaustivo en la manera de pensar del sujeto, las creencias que tiene sobre el mundo, y cómo se relaciona con éste.

Artículos recientes

Escriba y pulse enter para buscar