EL SECRETO DE LAS PAREJAS FELICES

Ana y Pedro son una pareja muy bien avenida que llevan juntos 10 años.

Están tomando la decisión de cambiar de coche.

Ana piensa que, como sólo van a utilizarlo para trayectos cortos y no a diario, lo mejor sería comprar uno de segunda mano para ahorrar gastos innecesarios.

Por su parte, Pedro piensa que ya de cambiar, hacerlo bien, con coche recién estrenado para evitar problemas posteriores.

Cuando hablan sobre ello, la conversación empieza a subir de tono, ambos se alteran, dejan de escucharse el uno al otro. Empiezan a gritarse.

Si alguien externo les estuviera escuchando, les pronosticaría un futuro corto juntos.

De pronto, Ana se calla, pone los brazos en jarras, saca la lengua y se ríe. Ésto provoca una sonrisa en Pedro y los dos se echan a reír.

¿Qué ha sucedido para que dejaran de discutir?

 

Algo tan sencillo como que Ana, ha utilizado un arma secreta en toda buena relación: UN INTENTO DE DESAGRAVIO.

Y, ¿Qué es eso?

” Se trata de toda acción que mitiga la tensión emocional que se crea en la interacción entre dos personas, haciendo algo diferente de lo esperado por el otro, y con un tono positivo o cómico”.

Una de las claves que hacen una pareja satisfactoria, son los intentos por poner fin a la tensión sabiendo que su relación está por encima de estar o no estar deacuerdo en algo.

 

Las parejas felices están basadas en un profundo sentido de la amistad.

Están interesados en satisfacer al otro, tienen en cuenta sus diferencias individuales y las respetan.

En definitiva: NO BUSCAN CAMBIAR AL OTRO.

No buscan sólo ” llevarse bien ” sino que tienen en cuenta los sueños y aspiraciones del otro.

Cuando dejamos de intentar que nuestra pareja cambie para centrarnos en LA ACEPTACIÓN de las diferencias, la relación se torna satisfactoria.

Discutir porque los puntos de vista son diferentes, lleva a una pérdida de tiempo porque entramos en el juego de QUERER TENER LA RAZÓN.

Pero, ¿Qué hacer si uno quiere negro y otro quiere blanco?

Lo importante aquí es: SABER NEGOCIAR.

Desarrollar la habilidad de ceder expresando a su vez nuestros intereses personales, sin imponer, desde el respeto al otro pero también respetándonos a nosotros mismos.

*CENTRARSE EN FORTALECER LOS ASPECTOS POSITIVOS:

Las parejas más sólidas comparten una profunda sensación de trascendencia: no sólo se llevan bien, sino que también respaldan las esperanzas y aspiraciones del otro y dan sentido a su vida en común. Es decir: se respetan.

La tasa de críticas negativas es baja y la tasa de refuerzo positivo es alta.

Se trata de estar más centrado en aportar aspectos positivos que en centrarse en las diferencias.

Y ésa es una de las claves para fortalecer la relación: Pregúntate:

¿Cómo puedo contribuir más a fortalecer nuestra relación?

 

Artículos recientes

Escriba y pulse enter para buscar